MEDITACIÓN ZEN ZAZÉN: PRÁCTICA JAPONESA

El zazén conjuga la meditación con una profunda filosofía que se centra sobre todo en la toma de conciencia de uno/a mismo/a y del universo mediante la concentración, la postura y la respiración en el aquí y ahora. En esta labor de concentración se aprende a dejar pasar los pensamientos que son observados como las nubes en el cielo.

La meditación tiene lugar una vez por semana con una duración aproximada de 1 hora. Los grupos son muy reducidos consiguiendo así una atención personalizada y atenta a las diferentes preguntas que puedan surgir de la práctica.

A través del conocimiento adquirido por Pablo Yánez a través de sus años de práctica como monje budista zen podemos acercarnos a esta práctica en el centro de Madrid (Metro: Colón o Alonso Martínez).

Otros tratamientos o prácticas que pueden equilibrar tus energías son el Yoga Zen (Do-in), el masaje Shiatsu, el Hatha y el Vinyasa Yoga y el Jin Shin Jyutsu. (enlace interno dentro del sitio web).

Los beneficios de la meditación zen

El zazén nos ayuda a:

  • conseguir una mayor concentración.
  • desarrollar nuestra intuición.
  • controlar nuestro cuerpo y mente
  • tomar conciencia del instante presente.
  • conocernos profundamente.

La técnica de la meditación zen: la postura

El zazén no consiste en pensar o no pensar, sino en pensar sin pensar. El estado de conciencia del zen no persigue anular el pensamiento, sino concentrarse en la postura, en la respiración, en el aquí y ahora, hasta volverse uno/a con todas las existencias del universo.

Se practica en la postura del loto o medio loto sobre un cojín denominado zafu, de cara a la pared.

Las sesiones se organizan en torno a 3 momentos:

  • Meditación sentada: de 20 a 30 minutos
  • Meditación andando: de 5 a 10 minutos
  • Meditación sentada: de 20 a 30 minutos.

Práctica japonesa milenaria

“Estudiar la vía es estudiarse a sí mismo, Estudiarse a sí mismo es olvidarse de sí mismo, Olvidarse de sí mismo es volverse uno con todas las existencias del universo”. Maestro Dogen S.XII, Japón

Esta percepción no es producto de un mero razonamiento intelectual, sino que forma parte de una experiencia vivida, algo que se siente con todo el ser, es la afirmación de que no existe diferencia alguna entre uno/a mismo/a y el universo, de que todo ser sensible comparte una misma naturaleza. A partir de esta experiencia surgen la paz y la compasión para con uno/a mismo/a, y para con todas las existencias. Al concentrarnos en el aquí y ahora podemos saborear cada instante convertidos en seres verdaderamente libres.

EL MONJE

Pablo Yáñez se licenció como arquitecto en Suiza donde conoció al maestro Taisen Deshimaru y descubrió la práctica del Budismo Zen, lo que produjo un giro radical en su vida.

Tras estudiar y practicar en profundidad las filosofías orientales recibió la ordenación como monje Zen en 1982.

A través de la práctica budista llegó a conocer la dimensión universal del ser humano, lo que le llevó a interesarse en profundidad por la medicina china centrándose especialmente en la técnica del masaje Shiatsu.

Desde su regreso a España en 1994 se ha dedicado a estas terapias con un gran trabajo de divulgación a través de tratamientos, cursos y conferencias impartidas por todo el país.

HORARIO
Martes 18.00
Precios (por session) 10,-

EL CENTRO

ZENDO Pablo Yáñez nace en 2002 con la finalidad de crear un espacio propio donde aunar los conocimientos de Oriente y Occidente para el desarrollo y el crecimiento personal a través de diferentes terapias y prácticas.

Se trata de un espacio intimo y acogedor donde se cuida de manera personalizada a todas las personas que se acercan.

Está ubicado en el centro de Madrid y conectado a una amplia red de transportes públicos (Metro Colón o Alonso Martínez).